Entradas Tuyas

“MARIPOSA MULTICOLOR”

12417981_737749303027055_8249592821822185099_n

lohana

Por Marlene Wayar.

Tan solo mencionar su nombre, me genera orgullo, por esa amiga, por esa militante, por esa compañera y por esa luchadora incansable que tuvo nuestro espacio a la hora de salir a defender el derecho a la identidad de género, que siempre nos había sido negado. Pues ella fue todo eso, una leona que supo cuidar a sus crías, a nosotras, frente a todos esos perversos cazadores del patriarcado. Sí, ella, la ninguneada, la pisoteada, la golpeada física y psicológicamente por los puños de una exclusión primitiva, en el contexto social que nos mira como seres “raros”, cuando no como simples “insectos”. Pero aun así, nunca bajó los brazos, nunca: todos sus pasos, todos, eran hacia adelante, por convicción: sus derechos como transexual sólo serían plenos, con todas nosotras incluidas, con toda su familia adentro.

Tal vez por eso, en ese ejercicio constante de vivir por amor a otros, sufría mucho cuando alguna de nosotras era golpeada, o asesinada. Mucho. Y no me pregunten de dónde, pero ella sacaba fuerzas. Nunca se le acababan. Y ustedes, los villeros, las villas, los sectores populares, eran la nafta para cargar ese motor del barco que no se detuvo ni se detendrá, hasta no haber garantizado nuestra dignidad como seres humanos, ese derecho legítimo y absoluto a tener nuestra propia feminidad. Siempre, pero siempre, nuestra Leona tomaba la iniciativa de ir a la Legislatura Porteña, al Congreso y a todas las marchas que fueran necesarias, para pedir lo que nos pertenecía: el respeto, el reconocimiento y la aceptación.

Si no la conocieron, ya la conocen: ella era así, combativa, tanto que hoy, ahora, sigue acá, generando más apoyo, más reconocimiento, más amor, como siempre, como todas y cada una de las veces que decidió interpelar a esta sociedad machista. No sabría definirla sin hablar del amor, pero hablando del amor, se hace muy fácil: así construyó su militancia colectiva, sus lazos políticos, sus búsquedas, sus hallazgos sus leyes y sus conquistas. Que son las nuestras.

Con su partida, la comunidad trava pierde un océano de mar, porque sus palabras, sus acciones, sus historias de lucha, sus golpes y sus victorias, son el digno reflejo de una profeta que buscó ganarle, sin violencia, a la violencia contra todas las travestis. Y esa batalla por la paz, no nació ayer, ni la semana pasada, sino en plena década del ‘90, cuando el país se estaba incendiando y no existían los Derechos Humanos para los pobres, ni para todas nosotras.

Por su valentía, esencialmente por eso, nos ganamos un lugar en este mundo desigual, donde ya hemos aprendido que nos tocará luchar hasta el final, por nuestra total libertad de pensar, sentir, decidir y elegir qué queremos de nuestra vida. Porque si ella pudo, con esa infancia sufrida, con ese maltrato de tantos y con el rechazo de todos los que no se ponen jamás en el lugar del otro, entonces todas podemos.

Tan sólo eso, mencionar su nombre, Lohana.

no comments
Entradas Tuyas

acosador en ida y vuelta del trabajo

Cada ves que paso ida o vuelta del trabajo es una constante incomodidad que siento al pasar por esa casa de mandados…. Totalmente asqueroso el señor desubicado

no comments
Entradas Tuyas

acosador motoquero 2

Iba caminando a clases particulares en un trayecto de un barrio tranquilo a horas de la siesta donde nadie sale cuando un hombre siguiendome en una moto se bajó, camino al lado mío, me frenó y me dijo: “Subite a la moto, no grites”. Tuve tanto miedo que me quedé en shock sin responder. “Dale”, “dejame tocarte las tetas”. “Subite”.
Salí corriendo las dos cuadras que me quedaban para finalizar mi viaje. Me puse a llorar del susto cuando llegué a la casa.
Me pasó a los 12 a 2 cuadras de mi casa.

no comments
Entradas Tuyas

El patriarcado acecha en todos lados

Desde chica vivo recibiendo”piropos” miradas acosadoras. Cuando tenia apenas 15 años un nene, SI un nene paso corriendo por la calle por al lado mio y me pego fuerte en la cola, no hice nada solo gritar. Después de dos minutos se me viene a la cabeza mil cosas que podría haber hecho, pero no, en el momento no me sale nada. Me ha pasado de salir a comprar con mi mama por el barrio y que le griten “suegra” y otra vez iba con el celular en la mano justo mandando un mensaje y paso uno diciendo “156..”. Iba junto a mi mama y la vergüenza que sentí me paralizo no pude responder nada, ni ella tampoco. Y asi todos los dias tengo que bancarme las palabras de pajeros que se piensan que por ser hombres tienen el derecho a decirnos y hacer lo que quieran!. Me da bronca, impotencia. Hoy mismo, un viejo de unos 60 años me dice mi amor que linda mi vida. Tranquilamente podria ser su nieta! Despues en la parada a unas cuadras de mi casa dos chicos a los gritos chau mi amor que hermossa. Plena luz del dia, con familias en la parada y yo moria de verguenza y bronca a la vez. Me calle, no dije nada. A veces me sale un insulto, pero siento que lo digo para mi,que no me escuchan, me gustaria poder animarme y gritarselo a los cuatro vientos. Pero Que puedo hacer? estoy cansada de bancarme estas cosas! Ya no me gusta salir a la calle, busco vestirme lo peor posible con ropa suelta, asi nomas cuando en realidad tendria que vestirme como a mi se me da la gana! y salir segura a la calle. De la unica forma que salgo segura es acompañada de mi novio, hermano o papa. Ahi si siento una seguridad hermosa que tendria que tenerla siempre!! Tengo que salir todos los dias de mi casa, y siempre pienso en lo mismo espero no cruzarme a ningun pajero. Me ponen de mal humor, me dan bronca, impotencia y no se que hacer. No me salen las palabras o hacer algo en ese momento.
Gracias por crear este espacio para que muchas como yo hagamos nuestro descargo y quizas sentirnos un poco mejor. Basta de acoso!!
Por Cami

no comments
Entradas Tuyas

Toda respuesta es apta, frente a la violencia

Me tomo el sarmiento todos los dias, este dia iba mas tarde (casi 3 pm) y el tren iba mas vacio, consigo asiento al lado de un hombre mayor (yo del lado del pasillo) y en haedo sube un hombre, que se coloca al lado mio, me parecio raro que se quede justo al lado mio, noté que se iba acercando, primero pense que quizas era alguien que conocia y me queria asustar “sanamente”, pero siguió acercandose, y ya me empezo a llamar la atencion, para esto yo estaba viendo mi celular, o sea tenia la mirada baja, y cuando me doy cuenta este hombre se acerca muchisimo mas y se agarra del caño de arriba para que se le levante la remera y el muy desgraciado tenia sus genitales afuera, yo tenia la mirada en mi celular y cuando lo note lo primero que pense fue “queeee???!!” y dije bueno, si dejo pasar tiempo se cansara y se ira, nose si habra pasado 5 min o menos pero a mi me parecia una eternidad, no podia aguantar mas y a la vez no sabia que hacer, asique sin pensar me saque los auriculares, lo mire muy rapido y le dije al hombre que estaba al lado mio “señor, este hombre me esta mostrando sus partes intimas” (Encima para mi desgracia el señor no me entendia porque no me salia decir “pe**”) y cuando se da cuenta le dice “raja de aca” y se fue. Pero yo estaba re intranquila, nunca me habia pasado algo asi, fue horrible y todos me miraban, el señor protestaba como “sera posible” o cosas asi, yo le agradeci, y estuve todo el viaje con ganas de llorar. A lo largo de la semana que paso volvia a repetir la situacion, aunque no pareciera tan grave me quede muy marcado, y pensaba todas las cosas que pude haberle dicho o hecho como “sali de aca asqueroso” y por miedo o un bloqueo no pude, y me lo reemplantie tanto que hasta ya no sabia si habia pasado o no en verdad. Violacion de espacio personal.
Por Paula

no comments
Entradas Tuyas

tenes derecho a vivir libre de violencia, familiar o callejera

Estaba en la casa de mi padre al cual no visito hace mucho por la mala relación padre-hija.
Dormía tranquilamente a las seis de la mañana cuando escucho abrirse la puerta, era mi hermano mayor (30 años) muy ebrio y me pregunta si está mi padre o mi hermana, le respondo que no y que me deje dormir, escucho que entra y en seguida sentí miedo. Cuando lo veo que se acomoda para acostarse a mi lado, habiendo tantas camas al lado y en otras habitaciones le digo que se valla a dormir a otra cama. Sin embargo se acuesta y pone su enorme pierna encima y me apoya, trato de safarme, le grito y me deja. Otra vez hace lo mismo y le grito muy enojada, me responde _porque te enojas tanto?_ y me suelta, se queda hay al lado. Yo paralizada me quedo quieta, llorando en silencio tragandome las lagrimas, tapada sin poder levantarme por el hecho de estar solo con remera y bombacha, cuando se duerme por la borrachera, yo me levanto y me tapo con un pullover, salgo hacia afuera por miedo a que me siga y llamo a mi mamá por telefono y me dice que no tiene en que venir. Llamo a mi padre que trabaja cerca y viene en seguida, trato de no llorar al contarle para que no piense que me hago la victima pero no lo puedo evitar, lloro mares y me trabo al hablar, lloro y lloro por la incomodidad, verguenza, humillacion y miedo. Llamo a mi hermana y le cuento. Me siento culpable por la “exageración” (?
Por Ayelén

no comments
Entradas Tuyas

me abusaron entre tres

Comparto mi historia xque jamas la conte a nadien x verguenza especialmente. Cuando yo tenia 11 años me ise amiga de una chica de mi barrio, ella tenia 15 y yo me gustaba como era ella xque se vestia bien y tenia montones de amigos varones. La cuestion es que de a poco le segui la corriente y un dia nos juntamos con varios amigos de ella que se fijaron en mi. Yo ese dia tome cerbeza de mas y paso que al rato ella se fue con su amigo y me dejo con 3 chicos, todos de 18 para arriba. Y bueno, empese a transar con uno xque de verdad me gustaba mucho pero despues se vinieron los otros dos y aprovecharon que yo estaba bien borracha y me isieron de todo. Aora ya lo supere un poco xque pasaron 3 años pero me lo tuve que guardar.
por Carola

no comments
Entradas Tuyas

Colegio no libre de discriminación

Me doy cuenta cada día más de que docentes y estudiantes matan con su machismo. Siento impotencia pero sé que hay muchos dentro que están luchando junto a mí.

no comments

View Archives

© 2016 Buenos Aires
Powered by WordPress