Unirnos

Soy una señora ya de 48 años y vivo desde que naci en la ciudad de Buenos Aires. Tuve que aguantar toda mi vida los “piropos” (si es que se los puede llamar asi) desagradables de los hombres en la calle. Como cuentan en las otras historias, algunos son simpáticos, pero la gran mayoria rayan el abuso sexual. Aun a esta edad sigo siendo sometida al acoso sexual callejero, con espantosos dichos verbales en las calles. Muchas veces hasta de porteros de mi barrio. Desgraciadamente no tengo la valentía para responder o frenar al hombre que los hace. Me gustaria que me dieran ánimo para poder empezar a responder. Creo que en este país la cultura de la falta de respeto a la mujer todavia existe. Tenemos que empezar a unirnos para poner freno a este flagelo callejero que sufrimos diariamente las mujeres porteñas o Argentinas.

Por María.