“El Piropo y su Cometido, Divague”

Citamos al articulo del blog — toletoleconceptual.blogspot.com

El piropo y su cometido, divague

por Fernanrdo Ezequiel

Hace unos días mirando el portal de Página/12 me encontré con esta grata noticia; Atrévete!, en su versión rioplatense, o Hollablak!, en su original norteamericana, es un movimiento que se enfoca en la erradicación del acoso callejero hacia el género femenino. Vale aclarar, siempre hay un despistado, que género no siempre es sinónimo de sexo, si bien el sexo determina en gran parte el género este es una construcción psicológica, social y cultural de ciertos roles, los femeninos en este caso. Por ende no solo de mujeres se trata, también  se refiere a homosexuales, travestis y trans que así lo requieran.
Inti María Tidball-Binz es la encargada de impulsar y administrar el portal de Atrévete! Buenos Aires donde se propone que las personas que sufren acoso callejero cuenten y hagan públicas sus historias. La idea original norteamericana propone que aquellas personas que se sienten agredidas en la vía pública, registren, mediante su teléfono celular (foto o video) la identidad del acosador, para luego publicarla y de esta forma, “hacer público” lo público; una suerte de escrache a través de la utilización de las nuevas tecnologías.
Inti estuvo en La Mañana de Continental con Victor Hugo y desde la charla que puedes escuchar  acá, se desprenden algunas cosas interesantes, como lo son el motivo y el objeto del piropo, y las consecuencias que este puede tener sobre su destinatario.
Cuando escuché la charla de Inti con Victor Hugo se me vinieron a la mente algunas de las reflexiones que el negro Dolina ha sabido deslizar en su audición radial. Parte de estas reflexiones aparecen en el pasaje “La conspiración de las mujeres hermosas”, donde unas colegialas reconocen que los conductores de camioneta pareciera que se propusiesen insultarlas en lugar de halagarlas con versos bonitos. Entonces Dolina se pregunta ¿En que consiste el piropo? ¿Cual es su objeto y esencia? A lo que contesta, algunos dicen que la belleza de una linda mujer inspira una suerte de cualidad artística-poética que llevaría a los hombres al recitado libre de párrafos cargados de elogio y belleza; este argumento se viene abajo cuando aparecen los “conductores de camioneta” del texto de Dolina. Se podrá objetar entonces, dice en forma irónica, que los conductores de camioneta carecen absolutamente de cualidades poéticas. El otro móvil del piropo, propone Dolina, es la intención de generar un vínculo con esa mujer que nos atrapa y nos cautiva con su belleza. Estrategia errónea si pretendemos seducir mediante el insulto, además de eso, ¿Cuantas personas han encontrado un gran amor detrás de un fugaz piropo? ¿No es esto lo que proponen en el mejor de los casos? En líneas generales el piropo y los argumentos que intentan sostenerlo, cuando no promoverlo, son sumamente débiles si le hacemos un par de preguntas sencillas.
Entiendo entonces que podemos concebir la existencia de 2 tipos de “piropos”, uno que se parece más a una caricia o chanza inocente, donde generalmente hay una carga humorística que le quita seriedad y compromiso al dicho. Del otro lado tenemos la agresión obscena del insulto “te rompo el orto yegua!” que  se parece más a un gorila golpeándose el pecho en pie de “yo soy el que mando”.
En definitiva, dijo el negro por ahí, el piropo no se lo decímos a la bella dama que pasa frente a nuestros ojos, no pretendemos seducirla, ni halagarla, ni quitarle una sonrisa, ni entablar un vínculo amoroso; en gran medida el piropo está dirigido a los varones que nos rodean, es una ratificación social de la masculinidad por la masculinidad misma. El machismo o la dominación de la masculinidad se erige en contraposición  con la sumisión y degradación de la feminidad, lo femenino; el piropo que busca demostrar la dominación masculina se transforma en acoso y agresión en tanto cumple este papel fundamental para el sustento del patriarcado sociocultural en el cual convivimos…

 

Una respuesta a "

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *