Todo esto en una mañana

Les voy a contar mi “maravillosa” mañana, debia juntarme con unas compañeras a terminar un trabajo de la universidad.

Al bajar del bus y dar dos pasos un tipo me grito, lo insulte pero se hiso el tonto y siguio caminando yo continue tambien mi camino y empezo a silvarme desde el otro lado de la calle, como iba algo atrasada trate de ignorarlo y segui. Mas alla debia cruzar por una calle donde habian muchos obreros y no tenia tiempo para tomar el camino mas largo asi que solo segui, increiblemente no me dijeron nada, pero mi felicidad se esfumo cuando un tipo con traje me silvo al pasar por mi lado, nuevos insultos por mi parte. A punto de llegar al lugar de la junta 2 tipos empezaron a lanzarme besos y a decir pss! pss! para llamar mi atencion, les pregunte cual era su problema y los insulte y comenzaron a reir.

Han pasado horas y continuo enojada, no pude concentrarme en hacer bien el trabajo por que lo unico que podia hacer era pensar por que tuve la mala suerte de haber nacido mujer y que si no hubiera ido tan apurada hubiera cruzado la calle a golpear a los tipos que se creen con derecho a insultarme.

 

Por Carolina