Me sentí muy mal, indefensa.

No sufro el acoso callejero muy seguido. Soy una persona insegura y tímida que trata de pasar siempre desapercibida. Uso ropa suelta, pelo atado, nada escotado, nada corto. Simplemente porque a mí no me gusta, y convenientemente así puedo llamar menos la atención de los acosadores.
Así y todo hoy me crucé en la calle con un tipo que “halagó” una determinada parte de mi cuerpo (me da asco repetir la frase aunque no fue de las peores que escuché). No dije nada. Reaccioné tarde y me arrepiento mucho de eso; especialmente porque llegué a mi casa después y lloré, y no podía sacarme esa sensación de impotencia y bronca. No supe como responder.
Me sentí agredida aunque el comentario no fuera negativo (en realidad era algo positivo para él). Me sentí muy mal, indefensa. Y al haber vivido situaciones de abuso más graves cuando era adolescente, más bronca me da no haber respondido porque es como que nunca puedo termino de hacerle frente a la figura del acosador/abusador.
Yo sé que hay casos mucho más graves que un “piropo” repugnante en la calle, pero esto fue algo que me afectó igual. Una persona que no me conoce no tiene derecho a hablarme así. Algunos pensarán que exagero. A mí me jodió porque es una demostración más del machismo imperante en esta sociedad. Por eso espero que si me vuelve a pasar, me anime a responder. Sé que me va a hacer mejor.

Por Luz