Reproche por como sali vestida

Una de los aspectos más difíciles de este tema es tener que luchar, además de los extraños que ejercen acoso verbal callejero diariamente, con los propios allegados que se vuelven en contra de una en vez de apoyar a su hermana/hija/amiga/pareja. Hoy me pasó de tener que recibir reproches de mis padres por “como salí vestida”(y que horas más tarde se caldearon en una verdadera discusión con mi padre machista que me dejó con la cara acalorada). No es que IMPORTE COMO SALI VESTIDA, una debería poder salir a la calle como le plazca sin tener por qué sentirse juzgada, amenazada o criticada, pero les cuento para que tengan como referencia la parte “crítica” de mi atuendo: una pollera negra por arriba de las rodillas y medias bucaneras negras. Y zapatos. ¿Les parece muy osado? Porque a mi no, de hecho venía hacia la oficina así que me consideré vestida acorde. Pero mis padres no, me gritaron que cómo se me ocurría vestirme así, que con todos los hombres que iba a haber en la calle hoy me iban a decir de todo, que qué peligro. Nunca lograron comprender mi explicación de que una tiene derecho a vestirse como quiera, no en función de no tener que llamar la atención de nadie. Que si yo me visto para que no me digan nada A- Les doy el poder de condicionar mi vida según su sexismo de cuarta y B- Tampoco funciona porque hace dos días sólo tenía al descubierto la cabeza y las manos y me pasó lo que les compartí anteriormente. Duele muchísimo que además de tener que luchar contra los acosadores tengamos que luchar contra nuestra propia gente, que justifica el machismo y pretende que todas nos acomodemos a él