Su objetivo es hacernos sentir vulnerables e indefensas

Hola compañeras, les escribo porque estoy triste e indignada y la única forma que encuentro de sacarme esta sensación de encima es compartiéndolo con ustedes. No me pasó nada grave, pero sí feo. Estoy cansada de que me digan groserías por lo bajo y cuando este tipo me dijo: “que tetas que tenés mamita” me di vuelta y le dije que porqué me decía barbaridades, qué derecho tenía. El tipo primero se amedrentó pero luego se me vino encima y yo le pegué una cachetada. La verdad es que aunque no lo exterioricé, me asusté mucho. Y si bien no se atrevió a tocarme, y yo pude hacer algo ante su violencia, me quedé con mucha bronca porque a pesar de que la calle estaba llena de gente nadie dijo nada. Es decir, que la violencia y el acoso no es ejecido sólo por estos individuos detestables, sino que está constantemente avalado y legitimado por la sociedad en general. Creo que esto no es casual, y su objetivo es hacernos sentir, como escribió otra compañera en su testimonio, vulnerables e indefensas. A pesar de lo mal que me siento,no me pienso quedar callada, no les voy a dar ni un poco de lugar a su agresión. Compañeras, gracias por escucharme, leerme. Estoy un poco más tranquila, pero cansada de vivir en una sociedad en donde los derechos de las mujeres aún no son respetados. Gracias por brindarnos este espacio y realizar las acciones contra el acoso callejero, a las cuales quiero sumarme cuanto antes. Un abrazo feminista, Caro.

Por Carolina