‘Vení, Bebita’

Esto pasó hace bastante, pero me quedó demasiado grabado:
Iba caminando por la calle al kiosko a comprarme figuritas, porque en ese entonces tenía solo 11 años; cruzo la calle y un hombre grande en un camión me espeta la frase mas asquerosa que escuche en mi vida: “Vení bebita que te vomito todo el clítoris”. Inclusive me siguió unas cuadras…

Llegué corriendo a mi casa y me encerré por una semana buscando en el diccionario que era un “clítoris”, cuando me enteré y entendí el “supuesto halago” sentí una vergüenza tan grande que desde ese entonces hasta casi los 17 años comencé a usar ropa holgada para que no se me notaran las escasas curvas que comenzaban a asomar, las cuales eran culpables de semejante palabrerío.

Por Sil