Como si diciendole “hacer el amor” seria menos que una violacion

Durante mucho tiempo no lo conté, solo lo saben 3 personas y hasta el día de hoy me da vergüenza. estaba llendo a una reunion familiar, me baje del colectivo, hice una cuadra y un chico se me acerco a venderme repasadores, como realmente no tenia nada mas que dos pesos en la billetera la agradeci pero le dije que no. ahi fue cuando hizo un gesto de tener un arma y me amenaso, me dijo que le diera todo o que me iba a pegar un tiro en la cabeza. caminamos hacia el costado de una calle, abri la billetera y le mostre que no tenia mas que dos pesos… intente darle una cadenita de nulo valor y un saco. enojado me empeso a decir que queria plata que queria un beso, le dije que tenia novio, que no queria y ahi empece a llorar. no hizo mas que fríamente decirme “no llores que la gente mira”, me amenaso y empeso a decirme entre amenazas lo linda que era…
me arrincono, yo llorando de miedo y el muy hdp me empeso a besar y amenasandome que abra la boca por que me iba a matar. la situacion se extendio hasta que paso mucha gente y yo a los llantos llame mucho la atencion. ahi me llevo a una puerta para que me sentara y calmara. y me dijo “vos sos muy linda, yo no te quiero lastimar, no soy ningun violin, solo queria darte un beso” cuando me calme un poco empeso de nuevo y esta vez me tocaba, como si nunca hubiera aclarado me empeso a decir que “yo lo exitaba y queria hacerme el amor”, como si diciendole “hacer el amor” seria menos que una violacion. no se como hice paralizada de tanto miedo, pero cuando empeso a pasar por mi cabeza que me iba a violar no pude mas que empesar a correr esperando que me pegue un tiro por la espalda. corrí y corrí y no paso nada. por suerte llegue a la casa de mi pariente llorando y no pude decir mas que me robaron y me asustaron.

fue muy dificil para mi contarle a mi pareja que por suerte me apoyo y respeto mi miedo, sentia que era mi culpa, sentia todo el tiempo que si hubiera ido 10 min. antes o si hubiera cruzaba la calle en la esquina anterior no me hubiera pasado. el miedo puede siempre jugarnos en contra o alentarnos a correr desesperadas.

Por Maria