Recién después de muchos años pude ver que no tengo la culpa

Por supuesto que cuando una se pone a hacer memoria no es un solo caso, sino varios, pero me acuerdo de uno cuando volvía de patín del club del barrio, tenia unos 12 años, me faltaban 3 cuadras para llegar a casa cuando empecé a sentir una bicicleta que me seguía despacito, miré pero era un hombre grande, de unos 40 años, y pensé que eran paranoias mias, segui caminando, cuando mire d enuevo ya no estaba. Cuando doblo en la esquina de mi casa pasa el tipo de la bicileta al lado mio, que no se ni de donde había salido, y me mete la mano por abajo de la remera, yo andaba de musculosa y sin corpiño porque ni siquiera me habia desarrollado, si ami edad, 25 años, uso talle 85, imaginense a los 12 años. Me dijo no se q guarangada y salio pedaleando. Y yo no pude atinar a hacer nada, fue algo tan horrible q no pde ni gritar. Me apure a llegar a casa y debo haber llorado 2 dias seguidos. Nunca le dije a nadie, y en mi casa no hubiera tenido mucha ayuda tampoco. Lo sucia, culpable, estúpida e impotente q me sentí y es lo mismo q siento cuando me acuerdo. Lo peor es q por esto q me pasó y otras cosas más graves, siempre me vestí y me cmporte como un varon más, siempre odié mi condición de mujer por hacerme sentir tan expuesta y tan vulnerable, recién ahora me estoy reconciliando conmigo, recién después de muchos años pude ver que no tengo la culpa de las cosas q me pasaron, y ya no tengo miedo de salir a la calle, y ya no tengo miedo de contestar, de pelear o de putear y patalear, pueden lastimarme pero yo se lo que soy y ya no me voy a sentir menos, soy mujer y estoy orgullosa de serlo.

Por Sol