Agarrandome un pecho con fuerza, me susurra al oido “Esta vez te salvaste”

Esto me pasó cuando tenía 13 años pero lo recuerdo muy bien porque cambió mi forma de moverme en la calle. Estaba volviendo del colegio a eso del mediodía, acababa de bajar del colectivo y me dirigía a la casa de mis abuelos cuando empiezo a sentir que alguien me sigue, asi que me crucé de calle y para mi terror la persona cruza tambien, asi que solo para confirmar volvi a cruzar la calle la cuadra siguiente, la persona volvio a cruzar. Al ratificar que estaba siendo seguida empece a apurar el paso y de repente veo que a una cuadra mi abuelo sale de la casa y empieza a hablar con un vecino, a lo que la persona en cuestion se me adelanta, se da vuelta y me pasa por al lado agarrandome un pecho con fuerza, y me susurra al oido “Esta vez te salvaste”. Me acuerdo que me apuré y llegue a la casa, no le conté nada a mi abuelo. Lo primero que hice fue mirarme al espejo y ver como tenia toda la mano del tipo este marcada en la remera del colegio (que era blanca) y me puse a refregarla para sacarla mientras lloraba. Recién se lo conté a mi mamá a la noche, y desde ahi no fui mas a la casa de mis abuelos por ese horario, para evitar pasar por ese lugar (El problema es que hay una cuadra que de un lado es toda fábrica y del otro son todos chalets de gente con mucha plata que jamas mueven un pelo por nada). El único recuerdo que tengo del enfermo ese era que era muy parecido a Eber Ludueña, asi que cuando lo recuerdo le saca un poco de dramatismo, era rubio, tenia el pelo largo y un bigote.

Por Mariana