para evitarlo, dejo de arreglarme, llegando casi al punto de “muchachito”

Lamentablemente tengo muchisimas historias de este tipo para contar, tambien es triste que mi metodo para evitar estas agresiones haya sido dejar de arreglarme, llegando casi al punto de “muchachito”.
Esto me paso hace cerca de tres años: iba camino a mi trabajo en el tren sarmiento desde once a haedo, en el transcurso del viaje me quede dormida. Cuando me despierto en ramos mejia sintiendo que alguien me estaba tocando. Asi era, un tipo de cerca de 60 años me estubo manoseando mientras estaba dormida. Automaticamente me pare, sintiendome angustiada, con miedo, sucia, y camine hasta la puerta, no llegue a decir nada de la sorpresa y asco que me produjo. Al bajar en haedo noto que este enfermo baja tambien, no se como lo segui donde estaba lo agarre del saco y lo tire con fuerza y miedo contra una pared gritandole un par de barbaridades, de todas maneras me senti mal. Senti que era un viejo degenerado mas de los que andan impunes por ahi cagandonos la existecia y si le avisaba a los gendarmes de la zona solo se iban a reir de mi. No hice nada mas. Solamente llorar.

Por Flor