Con la cámara en mano

Sé lo que es que me traten como un objeto, que me hablen como si les perteneciera, que crean que tienen el poder sobre mí. Veo las mismas miradas asquerosas y escucho las mismas guarangadas desde que tengo 12 años. Y al comienzo una no entiende -y aún así, se siente horrible-, y cuando va sabiendo por dónde viene la mano, entra en pánico, se deja asquear… Una, sin darse cuenta, permite que su vida cambie a causa de unos cuantos estúpidos, machistas y enfermos.

Y así como siempre reconocí la belleza individual de cada persona, no tardé en querer disfrutar de lo que me es propio. Si sé que “ese vestido” me queda bien, ¿por qué voy a dejar de usarlo? Si me quiero ver bien, ¿por qué voy a privarme de hacerlo? Si me gusta la esquina de mi casa por la planta de jazmines que tiene una vecina, ¿por qué voy a dejar de salir a la calle para visitarla? Si sé que soy una persona como cualquier otra y que merezco respeto, ¿por qué voy a permitir que me lo nieguen?

Si tengo una voz, ¿por qué voy a callarme?

Hoy en día voy por la calle con el celular en la mano, con el “modo cámara” encendido todo el tiempo. Apenas escucho algo fuera de lugar (ya sea para mí o para alguien más) o “me la veo venir”, preparo el aparato y le saco una foto al pajero de turno.

¿De qué me sirve? Hoy en día, para que se asusten, para tener sus caras registradas por si algún día las necesito (en la imagen que adjunto tengo los datos de la empresa para la que trabajan los que allí figuran), para que piensen antes de volver a abrir la boca…

Como le dije a mi madre hace unos días, no pretendo dejar de vivir mi vida, ni dejar de hacer lo que quiero, ni vestirme como me gusta, solo porque afuera hay alguien esperando a joderme la noche.

Ella dijo “Bueno, la sociedad es machista, no entiende…”. Y le respondí “Alguien tiene que generar el cambio”.

Si estás leyendo ésto y estás cansada, sentís impotencia, no sabés cómo lidiar con tanto rencor, o sencillamente estás podrida de DEJAR DE VIVIR TU VIDA POR CULPA DE ALGUIEN MÁS, quiero que sepas que no estás sola.

Cambiemos la calle.

Por Maryanne

(para contactarse con Maryanne, deje su comentario – admin)

Por Maryanne