Sin Miedo Salimos Adelante

Un sábado por la noche, me proponía a salir a una cena familiar, debido a que en mi esquina hay un drugstore que vende bebidas alcohólicas hasta altas horas de la noche, muchos hombres compran y se quedan a tomar en mi vereda. Cuando salia, cerca de mi puerta se encontraban tres hombres, cerré la puerta con llave y uno de ellos me empezó a decir cosas, acostumbrada a bajar la mirada y hacer oídos sordos seguí. Al volver a mi casa a los 15 minutos porque me había olvidado algo, me acerco a mi puerta y uno de ellos se acerca demasiado a mi y me dice cerca de mi cara : mamita veni! me corro y sigo adelante, de nuevo me empieza a decir cosas, abro la puerta y pienso…¿hasta cuando tengo que soportar esto?¿porque soy yo la que me tengo que callar?¿que hago? lo decidí, de una vez por todas quise terminar con esto, me di vuelta y le dije: ¿que dijiste? a ver si te animas a decírmelo de nuevo o queres que llame a la policía y te saque, encima que estas en mi vereda, anímate a decirme algo de nuevo y no me ve a temblar la mano para romperte la cara con un botellazo. El amigo de este individuo me pide disculpas y el otro solo bajo la mirada y no dijo nada, la gente mirando con sorpresa, preocupados por mis palabras, mas que por el acto violencia verbal que viví. Así es, me sentí realmente bien, porque supe que fue el primer paso para romper con esta cadena constante de agresiones, este mundo cambia y nosotras también es por eso que invito a todas mis hermanas mujeres a comenzar de a poco sin pausa y hasta gastar lo ultimo de nosotras en esta lucha, se trata de animarse, de terminar con esto, pero de empezar una nueva historia, donde la dama que no habla no existe mas, solo existe la mujer fuerte, luchadora y se muestra tal cual es, sin miedos, sin mitos, a ser nosotras, lo hagamos, por vos, por mi y por todas aquellas que ya no están aquí.

Por Giselle