Ella le contestó ‘anda a cagar’ y el dijo ‘te tenes que poner contenta!’

En el Barrio Chino, Buenos Aires

Caminando por el barrio chino. Un tipo de 60, uno de 40 y uno de 20, aprox, en la esquina.
20: Qué lindo bombón
yo: Andá a cagar

Carcajadas. Vuelvo sobre mis pasos.

yo: Les parece gracioso? A mí no.
60: pero si te dijo bombón, te tiene que poner contenta!
yo: por qué me “tiene que poner contenta” que un total desconocido me diga eso?

El de 20 me mira, extrañado.

yo: decime, te di algún indicio de que quería que me dijeras algo, de que te acercaras de alguna manera?
20: no…
yo: y entonces, por qué lo hacés? no puedo caminar por la calle sin que me jodan con esos comentarios? te parece bien?
60: bueno, no fue zarpado.
yo: no importa, no tiene por qué decirlo. (Al de 20) No te voy a decir que no lo pienses, pero no hace falta que lo expreses, y de última, decíselos a ellos cuando ya no te puedo escuchar.
60: vos tenés que ignorarlo y seguir caminando, no le prestes atención.
yo: por qué? por qué yo me tengo que callar y él puede decir lo que se le cruce por la cabeza? él tiene derecho a decirme algo y yo no tengo derecho a responder y decirle que me molesta? No es así, yo tengo derecho a caminar tranquila y no tenés por qué decirme nada. Pensá lo que quieras, pero guardátelo. Eso es respeto.

Pequeña reflexión: el discurso del de 60 me quedó dando vueltas “Te TIENE que poner contenta”. Si no te pone contenta, “TENÉS que ignorarlo y seguir caminando”. Veo que en su concepción del mundo tengo muchas obligaciones y pocos derechos.

Por Pen
[got_back]