¿¡Te pregunté si estaba buena!?

Era de tarde, no había nadie por mi barrio. Salí hacia la avenida a tomar un colectivo, cuando de repente un sujeto en bicicleta viene a contramano de mi paso, pasándome por al lado con una mirada cosificadora el grito de ‘Mi amor qué buena estás’, aberrante. Mi contestación fue ¿¡Te pregunté si estaba buena!?. No esperó que le contestara, y al segundo respondió: ‘Encima que te digo algo te enojás, agradecé que te grito, fea de mierda’. ¿Encima que me faltan el respeto, le tengo que agradecer?. Nadie me avala, todo el mundo me dice que debo ser sumisa, pero no me sale. No sé si hago bien o mal, pero jamás voy a dejar de contestar, nadie puede emitir opinión acerca de mí sin mi consentimiento, ¿O acaso yo le pregunto al carnicero si tengo buena cola?, odio y más odio.
Por Mica
[got_back]