Ahora se que puedo decir BASTA

Hace unos meses estaba caminando por la calle, tranquila y disfrutando el día. Estaba vestida con un buzo, joggin, y sin maquillaje (todo esto para que después no digan que todas visten para provocar, aunque NO es una justificación). En eso vienen caminando, de frente, en medio de la calle, dos tipos con uniformes. Yo seguí mi recorrido tranquila, mirando al frente, en la vereda. Pero uno de ellos me empezó a silbar, silbaba sin parar. Era como si el sonido que salía de su boca me arrinconaba entre las rejas de la casa frente a la que estaba pasando. Yo no sabía a donde mirar, intentaba mirar hacia abajo, a la casa (hacer como que lo ignoraba prestándole atención a la casa, pero era muy evidente mi incomodidad). Yo solo quería que se termine. Mientras, el otro creo que se reía con su compañero, no se, no me fijé, pero seguro que no hizo nada. Los silbidos no pararon hasta que se fueron.
Puede que no tenga la misma gravedad un silbido que una frase malintencionada o un toque, pero de todas formas es abuso, en especial cuando es constante, como en mi caso, y te arrincone, no sientas libertad.
Fue una experiencia horrible, sobre todo porque una siente que no puede hacer nada y se la tiene que bancar. Pero yo sabía que no podía ser así. Después de leer e informarme, decidí que no podía ser así, la calle es de todos y tengo derecho a caminar por la calle cuando y dende quiera. Ahora se que puedo decir BASTA, aunque me paralice. Creo que esa palabra puede generar un cambio. Ojalá lo hubiese sabido antes… Todas tenemos derechos a decir BASTA y reclamar respeto cuando nos sentimos incómodas. Cuesta, pero hay que intentarlo.
Si alguna vez se sienten intimidadas frente a lo que otro hombre haga en contra de su persona, sepan que pueden contestar, sepan que pueden decir que NO. Decir BASTA. Sembrar la semilla para que las niñas y mujeres podamos caminar mejor, más tranquilas, más libres.
Por Gabriela
[got_back]